Saga de Levante (AM5)

Se requiere registro y permiso para acceder al contenido de las Alianzas de Cataphratus e Issos.
 
ÍndicePortalFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
PRÓXIMA QUEDADA DE CATAPHRACTUS: Por determinar.
PRÓXIMA QUEDADA DE ISSOS: Por determinar.

Comparte | 
 

 Luz Negra

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Caesar ex Mercere

avatar

Cantidad de envíos : 229
Puntuación : 447
Fecha de inscripción : 29/01/2010

Hoja de Pj
Parens: Eon ex Mercere
Casa Hermética: Mercere

MensajeTema: Luz Negra   Lun 22 Nov 2010 - 21:19

Esta aventura es para Harpax Caecus.

Luz Negra

Citación :

El frio de la cercana tormenta de mediados del otoño se sentía en toda la ciudad, mas si cabe en el muelle, donde las olas encrespadas rompían con fuerza en los diques. Otorgando un espectáculo increible a la vista con la espuma salpicando hacia las alturas donde oscuras nubes se lanzaban rayos y rugían por ser la primera en descargar su agua sobre la costa.
Por las calles de la ciudad caminaba una huesuda figura mientras su túnica negra, larga y gruesa ondeaba con cada azote del viento. Nadie parecía querer cruzarse con su cadavérica presencia, ni frenar su misterioso caminar. Su bastón se apoyaba sobre la tierra a cada paso y una pequeña calavera, quizás de un niño, se tambaleaba en su cintura acompasada por el movimiento de sus piernas.

Quedó quieto ante uno de los grogs de Cataphractus que vigilaba el muelle, el mago alzó su capuchón y descubrió su huesudo rostro. El hombre de armas echó un paso atrás ante unos dientes que parecían no tener labios que los cubriesen, una nariz pequeña, casi inexistente, unos ojos hundidos y completamente oscuros, y una tez a muerto acompañada del mismo olor de la muerte. El grog quiso haber corrido, y quizás lo hubiese hecho si nunca hubiera conocido al apestoso Harpax.
El mago alzó una mano hacia el Cataphractus, y mirándolo a los ojos con una voz cavernosa le dijo:
"Di a Harpax Caecus ex Tytalus que Kronos Erianis ex Tytalus, archimago de la Orden y seguidor de Tasgilia le espera."
El grog salió corriendo hacia el barco, no sin mirar unas cuantas veces hacia atras por si le seguía.
En la entrada del muelle quedó la figura huesuda del mago, junto al otro vigía del muelle, que parecía haberse alejado unos pasos, tratando de poner la máxima distancia posible con el hechicero pero manteniedo su puesto.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Harpax Caecus
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 1000
Puntuación : 1264
Fecha de inscripción : 21/07/2008
Localización : Puerto de Acre

Hoja de Pj
Parens: Menkris Aureus
Casa Hermética: Tytalus

MensajeTema: Re: Luz Negra   Mar 23 Nov 2010 - 15:09

Ya había dejado de lloviznar, y una húmeda y ligera bruma se había adueñado de la ensenada donde las naves de Acre se mecían, con sus temblorosos y tímidos fuegos enjaulados en las lámparas colgadas de los mástiles. Lo más probable es que la gente se hubiera encerrado junto al calor del hogar cuando, bien entrada la tarde, la última tormenta del verano estallara en el plomizo cielo de otoño.

El esquife se mecía presa del modesto oleaje del puerto, y en él, un meditabundo Harpax terminaba de ceñirse las correas el siniestro guantelete de acero negro que tanto le había costado ganarse como sigil. Dos de los nuevos marinos de la Cataphracta, egipcios jóvenes que habían abandonado su condición de esclavos poco más de un año antes, remaban afanosamente hacia la orilla, deseosos de acabar cuanto antes la horrible tarea de transportar hasta la ciudad a aquella fatal abominación que moraba en la sentina y apenas conocían. En otra situación, Harpax habría gustado de provocarles hasta hacerles vomitar, dominar su repulsión o saltar por la borda y nadar de nuevo hasta el dromón, pero las circunstancias eran ahora de una naturaleza tal que su mente estaba ocupada en otras elucubraciones.

Apenas media hora antes, Casindromo Anneas, uno de los grogs más veteranos de la Alianza, había comunicado a Octavio Craso que un taimado y diabólico ser que decía ser un Tytalus deseaba entrevistarse con el leproso en secreto conciliábulo... "No sé qué os tramáis, sodale, pero espero que no se os ocurra embarcar a esa desconocida amenaza... No quisiera que la Dómina os considerara el responsable directo de provocar algún perjuicio a la Alianza", le había recomendado astutamente el último de los Craso cuando le transmitió las nuevas.

Cuando el esquife se aproximó lo suficiente al puerto como para que la sombría silueta llegara primero a adivinarse, y luego a vislumbrarse en el nocturno banco de bruma, Harpax se puso en pie, dispuesto a acometer cualquier desafío o amenaza que pudiera llegarle del desconocido que decía ser Kronos Erianis... Que el verdadero portador de aquel nombre odiado en la Casa Guernicus deseara entrevistarse con él era poco menos que díficil de creer. Poco después, la barca se había aproximado lo suficiente como para que a Harpax se le helara la sangre en las venas... El horripilante rostro, el aspecto cadavérico y una extraña calavera colgada al cinto que parecía sospechosamente igual que uno de los sígiles más temidos y a la par odiados y respetados en la Casa Tytalus lo decían todo. "No dudes, Harpax", pensó el leproso, "... te has estado preparando para un momento como éste durante los últimos 15 años. Estás preparado".

-Salve, archimagus Kronos Erianis, filius de Tasgilia. Harpax Caecus, filius de Menkris el Dorado, te saluda.

_________________


Última edición por Harpax Caecus el Vie 26 Nov 2010 - 13:36, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://cataphractus.forosactivos.net
Caesar ex Mercere

avatar

Cantidad de envíos : 229
Puntuación : 447
Fecha de inscripción : 29/01/2010

Hoja de Pj
Parens: Eon ex Mercere
Casa Hermética: Mercere

MensajeTema: Re: Luz Negra   Miér 24 Nov 2010 - 19:04

El rostro del mago se torció, sin saber con seguridad si era una sonrisa o una mueca de repugnancia. Sus oscuros ojos miraron a Harpax, y su voz cavernosa sonó de nuevo sobre aquel muelle.
"Salve Harpax Caecus ex Tytalus."
La cadavérica presencia se giró hacia la ciudad y continuó diciendo.
"Salgamos de esta ciudad, tanta vida acumulada saca de mi instintos muy antiguos. Conozco un lugar mas tranquilo."
Los dos magos comenzaron a andar, causando el mas puro terror a su paso, las puertas se cerraban, los niños corrían llorando mientras llamaban a sus madres, hombres se apartaban y agachaban sus cabezas, e incluso dos soldados de patrulla decidieron no cruzarse con las dos figuras.
"¿Por que queréis ser archimago, maese Harpax?" - Dijo la profunda y resonante voz mientras giraban en una calle en dirección a las puertas de la ciudad, donde unos carros se cruzaban con mercancias para el puerto y otras ciudades. Los dos pozos de oscuridad que tenía como ojos se posaron sobre Harpax, esperando la respuesta mientras continuaban su lento caminar por la ciudad, que recordaría durante varias semanas la impronta de terror con la que el estridente don del viejo mago empapaba las calles por las que andaban.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Harpax Caecus
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 1000
Puntuación : 1264
Fecha de inscripción : 21/07/2008
Localización : Puerto de Acre

Hoja de Pj
Parens: Menkris Aureus
Casa Hermética: Tytalus

MensajeTema: Re: Luz Negra   Miér 24 Nov 2010 - 19:22

Harpax andaba junto al viejo mago por las desiertas calles, y aunque su mirada fingía ausencia, sus audaces ojos no se apartaban de Kronos Erianis. Había algo muy extraño en aquel descarnado individuo: algo que le causaba un inexplicable desasosiego.
Su cabeza no paraba de dar vueltas a los números. Números que antes no se había planteado: Tasgilia y muchos otros Tytalus habían sido encontrados culpables de diabolismo en el año 961, "ya entonces", reflexionó el leproso, "era del todo imposible que Tasgilia educara un aprendiz que pudiera ser admitido dentro de la Orden. Eso quiere decir que este mago recibió su sigil antes de 961... Probablemente mucho antes, ya que de lo contrario lo más seguro es que también hubiera sido acusado. En tal caso, ¿qué edad puede tener?... ¿250 años?... Imposible para un ser humano."

- ¿Y bien? -, repitió el demacrado ser, fuera lo que fuese.

- Perdonad, sodale -, respondió Harpax, dudando si debía seguir a aquella criatura ultreterrena, atacarla o simplemente huir -. ¿Qué os hace pensar que anhelo alcanzar el título de archimago?

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://cataphractus.forosactivos.net
Caesar ex Mercere

avatar

Cantidad de envíos : 229
Puntuación : 447
Fecha de inscripción : 29/01/2010

Hoja de Pj
Parens: Eon ex Mercere
Casa Hermética: Mercere

MensajeTema: Re: Luz Negra   Miér 24 Nov 2010 - 19:38

El mago repitió la mueca con la que solía recibir las palabras.
"Solo los enemigos y aquellos que intentan conseguir el titulo me escriben, magus Harpax. Si os esforzáis podréis pasar de lo segundo a lo primero." -Su ojos observaron nuevamente a Harpax.- "Sabed que no creo en amigos, y aquellos que me proponen amistad son los enemigos de los que mas desconfío."
Cruzadas las puertas de la ciudad sin que nadie se interpusiese, el caminar los llevó a una zona despejada, y los pasos parecían llevarles claramente a lo que parecía una pequeña y humilde casa de adobe en los alrededores de la urbe.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Harpax Caecus
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 1000
Puntuación : 1264
Fecha de inscripción : 21/07/2008
Localización : Puerto de Acre

Hoja de Pj
Parens: Menkris Aureus
Casa Hermética: Tytalus

MensajeTema: Re: Luz Negra   Vie 26 Nov 2010 - 11:09

No hizo falta pedir nada a nadie: dos temerosos pares de ojos los habían observado aproximarse desde más allá de las paupérrimas contraventanas de madera, y un matrimonio de famélicos campesinos se apresuró a desalojar la casa y huir a paso acelerado cuando los magos estuvieron lo suficientemente cerca como para que su destino quedara claro.

-No quisiera ser motivo de enojo, sodale -. Respondió el apestado Harpax -. Sólo que hasta ahora no me había hecho una clara idea del motivo de vuestra visita... Después de vuestras palabras, por fin advierto que la carta que envié al Primus Bullistie no hizo sino caer en vuestras manos.

El demacrado ser que decía ser Kronos Erianis se detuvo frente a la puerta entreabierta de la pequeña choza, y de sus dientes desnudos y amarillentos escapó una especie de suspiro cadencioso, que Harpax interpretó como una risa. Así era la Casa Tytalus: lucha y risa... No necesariamente en ese orden. El ancianísimo mago se apartó, dejando al joven entrar el primero en un inusitado gesto de cortesía. Dentro de la pequeña casa, el calor de un desnutrido hogar había caldeado la única habitación, y una olla bullía sobre las llamas vertiendo sus vapores e invadiendo la sala con el hedor de las leguminosas hervidas. Kronos Erianis tomó asiento en un taburete, y se sirvió un cucharón de la olla en una escudilla de barro cocido que encontró sobre una mesa cercana. Harpax observaba al ser que decía ser un mago de hito en hito, sin perder detalle. "Quien come puede ser envenenado", pensó en su fuero interno, "... Salvo que sea un ser cuya naturaleza le impida ser envenenado".

-Y bien, sodale -, habló el viejo después de limpiarse con la manga los restos de comida de los dientes desnudos -, volvamos a empezar: ¿Por qué queréis ser archimago?

La pregunta encerraba una trampa que, mal medida, podría convertirse en una encerrona letal, y el apestado recorrió rápidamente sus opciones: todas le parecían terriblemente peligrosas, pero allí estaba, en pie, pertrechado y preparado para la peor, todo lo bien que su maestro Menkris le había sabido enseñar, así que al final se decidió por responder con sinceridad, como un Tytalus siempre debiera hacer con otro:

-¿No es evidente?... Porque soy mejor y más merecedor del privilegio de portar ese título que cualquiera de los que a día de hoy lo llevan haciendo de él vergüenza, sodale.

El viejo archimago interrumpió su nauseabunda deglución y arqueó su ceja izquierda, mirando al leproso durante uno o dos segundos que, por un instante, parecieron lustros. Harpax tragó saliva, tratando de disimular su estado de excitación.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://cataphractus.forosactivos.net
Caesar ex Mercere

avatar

Cantidad de envíos : 229
Puntuación : 447
Fecha de inscripción : 29/01/2010

Hoja de Pj
Parens: Eon ex Mercere
Casa Hermética: Mercere

MensajeTema: Re: Luz Negra   Lun 29 Nov 2010 - 18:50

Una mueca de desánimo apareció en la demacrada efigie al otro lado de la mesa.
"Es un deseo un poco vacío, francamente conozco a simples magos mucho mejores y mas capaces que bastantes archimagos, pero sé que nunca podrían llegar a alcanzar el título que vos pretendéis."
Los vacíos ojos de Kronos Erianis miraban desde su oscuridad a aquel aspirante a algo.
"Maese Harpax, si ese es vuestro deseo y fuerza para convertiros en archimago ya os digo que fracasaréis. Aún tenéis muchos años hasta que llegue vuestra primera tentativa, y entonces deseo que la luz que os ilumine sea mas la de Tytalus que la de un aprendiz de Tremere. Recordad, el mejor de la nada no llega ni si quiera a poder ser llamado algo."
Las palabras de aquel monstruo parecían querer ser condescendientes, pero bien podrían querer avivar la llama en los ojos de Harpax.
"Permitidme contaros algo, se trata de la primera vez que me dí cuenta del inicio de mi viaje. Yo vivía en una aldea sita en las afueras de Paris, con mis padres campesinos, mi hermana mayor y mi hermano gemelo. Fué con 5 años cuando cazando pájaros con mi hermano descubrimos a aquella mujer que daba miedo, su aspecto era terrorífico para dos dulces criaturas que poco habían visto mas allá de los muros de su humilde granja.
Aquella noche sucedió algo que aún hoy en mi mente es confuso. Recuerdo ver los cadáveres de mi familia y luego ir de la mano de aquella mujer, junto a mi hermano, hacia un destino que desconocía. Aquellos recuerdos son como espirales que se pierden en los vestigios del tiempo.
Me viene a la memoria el primer año de aprendizaje, el mas duro hasta que llega el siguiente. Mi hermano se aferró a Tasgillia como si de una nueva madre se tratase, y dentro de los latigazos de su duro adoctrinamiento y voluntad, mi mater era capaz de ofrecer compasión y amor en ciertas ocasiones.
En cuanto aprendí a leer, las palabras de Tytalus fluyeron por mi mente como si un torrente de aire comenzase a despejar un camino cerrado por las rocas de la ignorancia. Mi hermano, en cambio, siguió sin separarse de nuestra mater, llorando cada castigo y atesorando los pocos gestos de cariño que nos podían ser dispensados como si de riquezas de gran valor se tratasen.
Un día la claridad llegó a mi mente, Tasgillia estaba sentada impartiendo una lección a mi hermano, yo cogí un cuchillo, agarré la cabeza de mi querido igual y corté su cuello, dándole la libertad que su ser necesitaba y librándole del sufrimiento que hundía su alma cada día.
Tasgillia se alzó y golpeó mi mejilla izquierda. Al instante y con la misma mano acarició el otro lado de mi cara, acercó sus ojos a los mios y dijo: 'Hoy has dado tu primer paso hacia tu sigil'."

El viejo archimago levanto su brazo, colocando su sigil sobre la mesa, y puso su huesuda mano sobre la calavera del niño.
"Gracias a mi mater tengo este sigil, y recuerdo cada día el precio de la libertad, del triunfo, y del conflicto."
La voz del archimago se detuvo mientras sus ojos se perdían en la calavera de su difunto hermano durante un breve instante. Y prosiguió mirando a Harpax Caecus con una fuerza que aún Caecus no había sentido en el semblante de aquel intimidante ser.
"Decidme, ¿como os disteis cuenta de que Tytalus era vuestro camino?"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Harpax Caecus
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 1000
Puntuación : 1264
Fecha de inscripción : 21/07/2008
Localización : Puerto de Acre

Hoja de Pj
Parens: Menkris Aureus
Casa Hermética: Tytalus

MensajeTema: Re: Luz Negra   Vie 3 Dic 2010 - 13:05

Antes de aventurar ninguna respuesta, Harpax Caecus reflexionó un instante sobre aquella especie de confesión que había escuchado de labios de Kronos Erianis. Aunque el archimago se jactara, era verdaderamente lastimoso, y a él le parecía que estaba más allá de la filosofía de la Casa Tytalus, si es que no iba contra ella, el que aquel ser abyecto hubiera dado muerte a un hermano (independientemente de que compartiera con él lazos de sangre)... Desde su perspectiva Harpax veía aquel suceso como algo imperdonable. Sin duda alguna Tasgilia, la mater de aquel ser, estaba ya más allá de todo control cuando lo tomó como aprendiz, y tal vez la sed de sangre despertada a través de sus oscuros y prohibidos rituales había cegado ya para entonces su cordura... ¿Habría heredado Kronos Erianis su demencia?. Comenzaba a comprender los motivos por los que la Casa Tytalus cayó en desgracia en la medianía del siglo X: forzar los límites jugando con demonios puede que esté bien para quien se considere preparado, pero permitirles vencer es imperdonable.

El leproso estuvo tentado primero de condescender y mostrar una irritante compasión hacia su sodale, y luego de atacarlo verbalmente en busca de la ofensa y el desafío. Pero como quiera que el archimago había viajado desde Normandía para mantener esta reunión, estaba claro que tenía interés en algo concreto, que todavía no había declarado, y ante la sospecha de que estuviera metiéndose de lleno en una trampa bien preparada Harpax decidió resistirse a su deseo de provocarlo, y así indagar más en las intenciones de aquel ser deforme y malicioso.

-Indudablemente, sodale -, respondió el apestado -. Nuestra visión de la Casa, y de los privilegios y deberes de sus miembros es muy distinta. Vos tenéis bien claro que habéis encontrado el camino de Tytalus después de un denostado sacrificio que lo ha iluminado. Yo sodale, creo que vuestro sacrificio no es sino un acto fantasioso e inútil, porque el verdadero esfuerzo no se haya en encontrar el camino una sóla vez, sino en no extraviarlo a cada paso... Mi pater me supo mostrar, archimago, que no hay verdad mayor que ésa, ni empresa que requiera mayor esfuerzo. Cada día, sodale, cuando el alba comienza a clarear me levanto y me fuerzo a seguir viviendo en medio del dolor y la desgracia; cada vez que un enemigo me derrota, me fuerzo a no aplastarlo o consumirme en el intento; cada vez que las pasiones se encienden en mi pecho, las doblego bajo el peso hercúleo de mi voluntad... ¿Acaso podéis decir vos lo mismo?... No lo creo. Sospecho que habéis perdido el equilibrio, y sólo el equilibrio constante y eterno nos permite recorrer la espiral de Tytalus sin desviar el camino, paso a paso, en una lucha constante no sólo contra los demás sino sobre todo, y muy especialmente, contra nosotros mismos. Ése es, desde mi punto de vista, el verdadero sentido de la interminable espiral que constituye nuestro camino. Encontrarlo una vez es falaz: hay que saber seguirlo sin perderlo.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://cataphractus.forosactivos.net
Caesar ex Mercere

avatar

Cantidad de envíos : 229
Puntuación : 447
Fecha de inscripción : 29/01/2010

Hoja de Pj
Parens: Eon ex Mercere
Casa Hermética: Mercere

MensajeTema: Re: Luz Negra   Mar 7 Dic 2010 - 15:01

El viento de la tormenta y el inconfudible aroma de la mar entraron por el hueco en la pared que los habitantes de la casa debían llamar ventana. Kronos se giró y respiró el aire mientras este movía su túnica, acto seguido se incorporó mientras el creciente viento hacia chisporrotear el hogar de la casa. Erianis cogió una tabla tosca de madera que encajaba en el hueco de la ventana, y la colocó allí asegurándola a cada lado con dos piedras que parecían ser usadas para esa tarea. Después volvió a sentarse y miró a Harpax.
"¿Sabéis?, el secreto de mi longevidad es no usar la magia para ñoñerias. Cuando Tasgilia nos acojió a mi hermano y a mi, solo declaró un aprendiz ante el Tribunal, ella misma había ya sellado el destino de uno de nosotros."
El archimago se sirvió agua, ligeramente amarronada, de una jarra de barro sin adorno alguno y con el borde roto, lo cual provocaba que dos hilos de agua sucia precipitasen sobre el vaso de madera de Kronos Erianis. Bebió el vaso entero de un trago, derramando parte entre sus amarillentos dientes, y de nuevo atendió a Harpax Caecus.
"Vuestras palabras han respondido muy bien a mi pregunta sodale. Os lo agradezco.
Cuando os llegue el momento de ser archimago no tendréis que ir tan con cuidado para no saliros de la senda de Tytalus que os enseñó vuestro parens. Entiendo que esto es difícil para vuestra edad, y que las cadenas de la interpretación del conflicto por vuestro parens y por lo aprehendido en vuestros años de iniciación aún os atan. Dentro de unos años no tendréis que preocuparos por si andáis el camino, sino que os daréis cuenta de que el camino sois vos. En ese momento, cuando vos seáis el maestro, cuando defináis el conflicto en su esencia y no con las limitaciones que otros desean darle, entonces optaréis al título que ansiáis."

Kronos observó a Harpax, quién atento trataba de ocultar el temor en su rostro y atendía con cuidado a cada palabra de aquel ser.
"Os quedan deberes que cumplir antes de optar al cargo que deseáis, y todos ellos son necesarios para haceros crecer como mago hacia ese destino que añoráis. El mas sencillo es desarrollar un hechizo de octava o novena magnitud, o el equivalente en un objeto, y donarlo a la Orden para que se pierda en los anales del tiempo y entre los numerosos volúmenes de la biblioteca de Durenmar. El segundo es el de abrigar un aprendiz, una etapa por la que todo archimago ha de pasar, educar a un futuro sodale lo mejor posible te abre nuevas vias de conflicto que, hasta entonces, uno ni imagina, jejeje.
¡Claro!, también tenéis que vencer a un archimago en el reto que este os imponga, y con las reglas que este os dicte. Aunque os diré un secreto, un archimago normalmente os rechazará aunque cumpláis los otros dos puntos. Un candidato ha de ser alguien sobresaliente, alguien que haya hecho algo distinto, una tarea importante, capaz de marcar el devenir de nuestro futuro.
No habéis entregado ni objeto ni hechizo a la orden, ¿verdad?, tampoco tenéis aprendiz, ¿me equivoco?, y no esperarías que lo que ofrecéis sobre Urania sea la gesta a realizar, si fuese eso algunos magus de vuestra Alianza y de Issos tendrían tanto derecho como vos a vuestro reclamo, lo cual me parece muy poco singular, je je je."

La risa del viejo mago sonaba mientras la oscuridad y la lluvia anegaban el exterior de la choza, pronto algunas goteras se hicieron patentes, y el agua movido por las ráfagas del fuerte viento restallaba como un látigo contra las paredes y techumbre del humilde hogar.
"Me intriga algo Harpax... crear un hechizo o abrigar un aprendiz es cuestión de tiempo, vencer a un archimago es cuestión de experiencia y preparación, pero... ¿que es eso singular que tenéis en mente realizar?".
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Luz Negra   

Volver arriba Ir abajo
 
Luz Negra
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ¿Quién se esconde tras la máscara de Pantera Negra?
» Hola Gata Negra/Black Cat esta aqui me presento !!!
» Una pantera negra paseandose por la cornisa
» La Alianza De Sangre Negra.
» Sangre negra (SasuSaku)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Saga de Levante (AM5) :: RELATOS COMPARTIDOS :: Relatos compartidos de Issos-Cataphractus-
Cambiar a: